delicatessen

factoría cruzcampo

cerveza artesana y jóvenes talentos

Texto: Carla de la Serna    Fotos: Nuria Ayarra

¿Maridar una cerveza llamada Coraje con una carne roja? ¿U otra llamada Cañón con un queso graso? Antes de conocer este templo urbano de cerveza artesana, no se me había ocurrido probar tales mezclas. Pero lo cierto es que al igual que el vino, la cerveza tiene sus aromas, sabores y variedades, más allá del gusto a cebada y a trigo y de la textura de la espuma.

Mezclar, probar, degustar, tapear… Estas son algunas de las propuestas que ofrece la Factoría Cruzcampo, ubicada en Sevilla. Un espacio ecléctico y acogedor donde se experimenta, se elabora, se estudia, se desarrolla… En suma, un laboratorio cervecero que nos permite descubrir y fantasear con el paladar. Alguna cerveza, como la Descará, incluso te transporta a la primavera sevillana, con ingredientes como miel y azahar.

Juan Jiménez e Irene Pascual. Maestros cerveceros

  Irene Pascual y Juan Jiménez, maestros cerveceros y artífices de las recetas (hasta siete variedades), nos cuentan que el espacio se ha diseñado en la antigua fábrica de Cruzcampo, la original, donde se hizo la primera cerveza. Hoy, además de factoría, se ha convertido en una Fundación que ayuda y promueve a nuevos talentos de la hostelería. Una lanzadera para jóvenes promesas que conviven y se forman a diario con Irene y Juan. Un gran reto. Un continuo aprendizaje.

  Cañas muy bien tiradas, tapas sabrosas inspiradas en la cocina andaluza y platos como arroz meloso, paella de verduras y buñuelos de bacalao, que acompañan y maridan con sabores en la cerveza como el hueso de mango.

*Por cada euro que consumen los visitantes, Cruzcampo destina 10€ a la formación de Jóvenes talentos.

Uno de los jóvenes talentos de la Fundación Cruzcampo.

info@factoriacruzcampo.es

De martes a viernes de 13.30 a 18.00

X