Únete al CLUB y viaja con nosotros.

golf basics

javier arana y su obra maestra

el saler, uno de los mejores campos de europa

Texto: Carla de la Serna    Fotos: Nuria Ayarra

Lo fundamental de un hoyo es que debe ser más difícil de lo que parece o parecer más difícil de lo que en realidad es”.

Para algunos es un héroe algo olvidado; para otros, una leyenda del golf español. Las nuevas generaciones le conocen poco, pero en el mundo del diseño de campos es todo un mito incluso a nivel internacional. Javier Arana (Bilbao 1905-BCN 1975) era un hombre instruido, polifacético y apasionado. Disfrutaba con todo lo que hacía y llevaba el golf en las venas.

  Abogado de profesión, aficionado a la jardinería, campeón golfista amateur, regatista olímpico, fundador de la Federación de Golf, árbitro y greenkeeper. De niño comenzó a jugar en Neguri, cuando en España el golf tenía apenas repercusión. Ganó varios trofeos internacionales de joven, y aunque al principio se dedicaba a la abogacía, su trayectoria profesional dio un giro inesperado cuando comenzó a reconstruir campos asolados por la Guerra Civil (entre ellos, el Club de Campo de Madrid).

LA JOYA ARQUITECTÓNICA DEL SALER

Pero sin duda su diseño más alabado, su obra más reconocida y sonada, es El Saler. Paco Contreras, director del Parador, nos contaba que Arana se pasó varias semanas durmiendo en la playa en tienda de campaña para estudiar los vientos ¿Objetivo de este esfuerzo? Que esos vientos no se repitieran en ninguno de los hoyos. Se tomó muy en serio el diseño, respetando el paisaje natural, que está salpicado de pinadas y dunas. Es un campo Par 72 (como todos los suyos), 18 hoyos integrados en la Albufera de Valencia. Siete de ellos son links pegados a la playa, y el resto son tipo Parkland.

   Las calles son anchas, los greenes difíciles y hay casi un centenar de bunkers, algunos de ellos naturales, donde se han aprovechado las dunas. “Prácticamente todos los golfistas que juegan aquí quieren repetir, siempre se queda algo pendiente”, nos comentaba Paco Contreras.

Arana se pasó varias semanas durmiendo en la playa en tienda de campaña para estudiar los vientos ¿Objetivo de este esfuerzo? Que esos vientos no se repitieran en ninguno de los hoyos. Se tomó muy en serio el diseño, respetando el paisaje natural, que está salpicado de pinadas y dunas.

La playa del Saler

HISTORIA DE UN BÚNKER

Cuando El Saler empezó a funcionar, en 1968, muchos golfistas caían en el búnker de la calle del hoyo 6, lo que ralentizaba bastante el juego. Era una trampa tan incómoda, que se optó por eliminarla.

  Javier Arana se enteró de la alteración de su diseño y no le hizo ninguna gracia. Tan mal le sentó, que decidió no volver al Saler, la que consideraba su obra maestra. En el año 2003 quisieron recuperar el diseño original en honor a su creador, y convocaron al primer Greenkeeper del campo, a los jugadores veteranos y a los trabajadores. Entre todos señalaron el lugar exacto y la forma. De esta manera se rescató el famoso búnker de la calle del hoyo 6.

EL ESTILO ARANA

Según Gonzaga Escauriaza, presidente de la RFEG, la filosofía de Arana era construir campos jugables para cualquier nivel de golfista. También pensaba mucho en el proceso de construcción y en su mantenimiento. No hacía grandes movimientos de tierra, ni alteraba la naturaleza del terreno. Sus campos son equilibrados y largos, incluso elegantes en su forma y estructura. Todos los hoyos poseen una cierta personalidad que los hace memorables tras haberlos jugado. Además tiene una particularidad: en todos sus campos el hoyo 17 es un Par 3. El 17 del Saler es uno de los preferidos de los jugadores profesionales.

EL LIBRO DE ALFONSO ERDHART

Este libro fue editado por Turner y publicado en 2014 y su contenido versa sobre la vida y obra de Javier Arana. En palabras de su autor:

“El libro intenta explicar a la gente quién era Javier Arana, su obra, lo que hacía y por qué lo hacía, por qué sabía lo que sabía… Tuvo una vida muy rica ligada al golf y su trayectoria va muy en paralelo al desarrollo al golf español desde 1925 a 1975, toda la época previa a Ballesteros“…

…”Lo interesante de El Saler es que todos los hoyos tienen algo: los greens son maravillosos, las ondulaciones de las calles son fantásticas, los bunkers están bien colocados… Es un campo divertidísimo y cada vez que lo juegas descubres algo. Luego, hay otros campos suyos que me encantan: Neguri, el Club de Campo, Aloha, el RACE… pero El Saler creo que está por encima“.

 Además de las calidad de los textos, el libro destaca por sus buenas imágenes.

Los campos de Javier Arana

Golf El RACE

Golf Reina Cristina (Algeciras) en 1951, El Prat (1955), el recorrido negro del Club de Campo (1956), Guadalmina Sur (1959), el nuevo recorrido de la Real Sociedad de Golf de Neguri (1961), Río Real (1965), Ulzama (1966), RACE (1967), El Saler (1968), Ifach (1974) y Aloha (1975).