Campos

Punta Cabreira (Real club de golf La Toja)

¿El hoyo más bonito de España?

Texto: María Vázquez    Fotos: Carla de la Serna

¿El hoyo más bonito de España? Quizá para algunos suene exagerado, pero para los golfistas gallegos y los veraneantes que juegan, es un Par 3 que no puede compararse con ninguno en encanto y belleza. Será apego a la tierra, nostalgia del norte o simplemente puro disfrute del golf en plena Ría de Arousa. Si surge la oportunidad, hay que jugarlo y probarlo, aunque sea para complacer la vista.

   Es un hoyo curioso y bonito, sí. Las bateas flotan cercanas como si fueran satélites del campo, y cuando estás pateando, se ven desfilar los barcos de pescadores volviendo de la faena; o los veleros acompañados de las gaviotas. Imágenes así solo se contemplan en Galicia. Punta Cabreira es un hoyo corto, 122 metros, se sale desde lo alto y tiene un green amplio en isla con diferente posición de bandera para cada vuelta. Como en casi todo el recorrido de la Toja, los vientos y las mareas juegan su papel. En este hoyo 5 si el golpe no es bueno y la marea es alta, la Ría engulle la bola. Si la marea es baja habrá que jugarla desde la playa.

   El resto del campo es una gozada igualmente. Un recorrido de 18 hoyos Par 72 con dobles tees rodeado de pinos, sencillo de andar, pocas cuestas y calles estrechas y onduladas.

 

Green amplio en isla con diferente posición de bandera para cada vuelta

   Fue Ramón Espinosa (Carballino, 1932 – Madrid, 2019) el artífice de esta joya golfística. Un reputado constructor y diseñador de campos de golf que trabajó de la mano de Gary Player y Javier Arana entre otros. El Real Club de Golf La Toja (Inaugurado en 1970) fue su primer diseño y por lo tanto un gran reto para el ourensano, que tenía especial cariño a este campo gallego. La revista inglesa Golf World  lo reconoció como “Uno de los recorridos de 9 hoyos más espectaculares de Europa” ¡Habrá que tomar nota!

*En las fotos más abajo podéis ver Punta Cabreira desde distintos ángulos.

Vista de un barco de pescadores desde Punta Cabreira

La mayoría de historiadores coinciden en que el origen más moderno de la Isla de La Toja se remonta al siglo XVIII, cuando tan solo era un terreno abandonado plagado de tojos, unos arbustos espinosos que crecían asilvestrados. No había puente, así que solo se podía acceder en barca o caminando si la marea estaba baja. Más tarde, cuentan los escritos (entre ellos un texto de Emilia Pardo Bazán) que un cura de la zona de O Grove dejó allí abandonado a su burro moribundo para que terminara sus días lo más tranquilo posible. Y cuál fue su sorpresa cuando al volver para enterrarle, se lo encontró vivo, coleando y sanísimo ¿Cómo se había obrado el milagro? Algo debían tener aquellas aguas pantanosas. Y así era. En 1841 el botánico Antonio Casares constató que la Isla de la Toja estaba provista de importantes propiedades medicinales: magnesio, sodio, hierro y calcio. Y entonces apareció en escena el ingenioso Marqués de Riestra, que debió pensar ¿Una isla pequeña con aguas medicinales a 30º-60º en medio de la Ría de Arousa? Aquí hay negocio. Y en 1899 se levantó el Balneario de La Toja.

Los visitantes del balneario demandaron un lugar donde alojarse mientras disfrutaban de los tratamientos curativos, y en 1907 se inauguraba el Gran Hotel Balneario de La Toja, inspirado en otros complejos termales de la época, como el de Vichy de Francia. Más tarde, en 1911, se construyó el puente que unía el Grove con la isla, entonces, el más largo de Europa. El entorno crecía a gran velocidad, el lugar parecía idílico y comenzó la afluencia de diversas personalidades de la nobleza y la cultura: Alfonso XII e Isabel de Borbón, aristócratas de Inglaterra y Francia, Gabriel García Márquez, Aristóteles Onassis y un largo etcétera.

   El Marqués de Riestra también construyó su propia fábrica de jabones y comercializó las sales de baño de los manantiales de La Toja. Se encargó de levantar los primeros cimientos del campo de golf (3 hoyos) para que los visitantes se entretuvieran … Un visionario que logró dar fama a este punto de la geografía española. En la actualidad es el único balneario cinco estrellas en Galicia.

986 730 158

administracion@latojagolf.com

Precio Green Fee: 9 hoyos desde 40 €