Vendimiando en bodegas Raíz de Guzmán

En la localidad burgalesa de Roa de Duero se asienta esta bodega familiar que da forma, cuerpo y sabor a vinos con carácter. Caldos que han sido reconocidos con premios internacionales. Las raíces, la bodega y las personas son los tres pilares que definen su esencia.

10 diciembre, 2019

Carla de la Serna

Nuria Ayarra

Estamos a principios de octubre. Es época de vendimia, aunque este año se ha retrasado un poco en la Ribera del Duero. El verano ha sido seco, con pocas lluvias, de ahí la lentitud de la planta, si bien se augura una añada de buenísima calidad. Llegamos muy pronto a las bodegas Raíz de Guzmán, en la localidad burgalesa de Roa de Duero. Hace un día espléndido, de manga corta, y todo el equipo está en plena faena. La noche anterior terminaron a las doce. Hoy probablemente también. Hay una actividad frenética pero se funciona con armonía. Son nueve integrantes en total. “Aunque cada uno tiene definida su tarea, todos hacemos un poco de todo. Creo que es la mejor manera de que un trabajo en equipo dé los resultados óptimos”, declara Cayetana Santos, directora de Bodegas Raíz y Quesos Páramo de Guzmán. Se encarga de coordinar todos los departamentos, desde el comercial hasta el de producción y de marketing, estando siempre presente en cada paso: recoger la uva, el proceso del remontado, durante el embotellamiento… “Es muy necesario para dirigir bien unas bodegas”.

La historia de este vino tiene su origen en el año 1998, cuando un pequeño grupo de empresarios decidió adquirir la quesería Páramo de Guzmán, ubicada junto a la sede del Consejo Regulador de Ribera del Duero. Montaron una bodega familiar con tradición en la agricultura Castellana. “Se hacían vinos muy normales, nada destacados, hasta que en 2000 entró en juego Ignacio de Miguel, grandísimo enólogo, que diseñó un vino de autor llamado Raíz. Tuvo muy buena aceptación, y desde entonces se apostó por una producción vinícola de calidad”, señala Cayetana.

Años más tarde el rumbo de la bodega volvió a dar un giro de 180 grados con la incorporación de Ignacio Figueroa, otro enólogo excepcional. “Hacemos una cuidadosa selección manual de uva Tempranillo, muy característica de la Ribera del Duero, que envejece muy bien en barrica, y la empleamos tanto en la elaboración de vinos jóvenes como en crianzas y reservas”, apunta Figueroa. ¿No es muy complicado hacer un vino de calidad? Se ríe. “El proceso es sencillo si se tienen los conceptos claros y estás pendiente en cada fase. Tienes que dejar hablar a la copa, a la analítica y por supuesto a la experiencia”.

Son las nueve de la noche y todos siguen trabajando. Durante el día hemos presenciado casi todas las etapas del proceso. Hemos visto a Cayetana y parte de su equipo recogiendo la uva. A los trabajadores del campo seleccionándola manualmente; el proceso del despalillado; A Ignacio de aquí para allá controlando las fermentaciones y el remontado. También hemos probado el vino, ¡cómo no! Visto el esfuerzo y la profesionalidad de esta pequeña familia se entiende muy bien la calidad de cada botella Raíz. Y sí, auguramos una añada 2019 excelente.

¡Comparte GBMagazine!
VER VÍDEO

LOS VINOS RAÍZ

“Visto el esfuerzo y la profesionalidad de esta pequeña familia se entiende muy bien la calidad de cada botella Raíz”.

Actualmente producen 180.000 botellas al año. 100% tempranillo. Cuentan con 25 hectáreas de viñedos propios y se apoyan también en viticultores de la zona. Hay 500 barricas en la bodega, un 80% son de roble francés y el resto de roble americano.

  • Raíz profunda. Vino tinto de autor. Crianza en barrica, 23 meses. Color cereza intenso, limpio y de capa alta.
  • Raíz de Guzmán Reserva. Crianza en barrica: 18 meses. Vino tinto de color cereza intenso con ribete granate, brillante y limpio.
  • Raíz de Guzmán Crianza. Barrica: 15 meses. Vino tinto de color cereza intenso con ribete granate de capa alta, brillante y limpio.
  • Raíz 9 meses. Vino tinto de color granate con ribete azulado, limpio y brillante.
  • Raíz Voy Olé. El primer vino de cada añada de Ribera del Duero. Sin madera, sólo fruta y vino.
  • Raíz de Guzmán Rosado. Sangrado de las mejores uvas que se utilizan para elaborar el Raíz Profunda. Fermentación en un depósito isotérmico a una temperatura inferior a 13°.

¿EN QUÉ RESTAURANTES?

Restaurante Zalacaín

GUÍA PRÁCTICA

  • null
  • null
  • null

    Experiencia Raíz. Vino, queso y enoturismo. Se ofrecen catas guiadas. En el restaurante Raíz, junto a las bodegas, se puede degustar la gastronomía típica de la zona. Ofrecen menús con muy buena relación calidad/precio.

Más Entrevistas y artículos relacionados

Vendimiando en bodegas Raíz de Guzmán

10 diciembre, 2019

Carla de la Serna

Nuria Ayarra

En la localidad burgalesa de Roa de Duero se asienta esta bodega familiar que da forma, cuerpo y sabor a vinos con carácter. Caldos que han sido reconocidos con premios internacionales. Las raíces, la bodega y las personas son los tres pilares que definen su esencia.

Estamos a principios de octubre. Es época de vendimia, aunque este año se ha retrasado un poco en la Ribera del Duero. El verano ha sido seco, con pocas lluvias, de ahí la lentitud de la planta, si bien se augura una añada de buenísima calidad. Llegamos muy pronto a las bodegas Raíz de Guzmán, en la localidad burgalesa de Roa de Duero. Hace un día espléndido, de manga corta, y todo el equipo está en plena faena. La noche anterior terminaron a las doce. Hoy probablemente también. Hay una actividad frenética pero se funciona con armonía. Son nueve integrantes en total. “Aunque cada uno tiene definida su tarea, todos hacemos un poco de todo. Creo que es la mejor manera de que un trabajo en equipo dé los resultados óptimos”, declara Cayetana Santos, directora de Bodegas Raíz y Quesos Páramo de Guzmán. Se encarga de coordinar todos los departamentos, desde el comercial hasta el de producción y de marketing, estando siempre presente en cada paso: recoger la uva, el proceso del remontado, durante el embotellamiento… “Es muy necesario para dirigir bien unas bodegas”.

La historia de este vino tiene su origen en el año 1998, cuando un pequeño grupo de empresarios decidió adquirir la quesería Páramo de Guzmán, ubicada junto a la sede del Consejo Regulador de Ribera del Duero. Montaron una bodega familiar con tradición en la agricultura Castellana. “Se hacían vinos muy normales, nada destacados, hasta que en 2000 entró en juego Ignacio de Miguel, grandísimo enólogo, que diseñó un vino de autor llamado Raíz. Tuvo muy buena aceptación, y desde entonces se apostó por una producción vinícola de calidad”, señala Cayetana.

Años más tarde el rumbo de la bodega volvió a dar un giro de 180 grados con la incorporación de Ignacio Figueroa, otro enólogo excepcional. “Hacemos una cuidadosa selección manual de uva Tempranillo, muy característica de la Ribera del Duero, que envejece muy bien en barrica, y la empleamos tanto en la elaboración de vinos jóvenes como en crianzas y reservas”, apunta Figueroa. ¿No es muy complicado hacer un vino de calidad? Se ríe. “El proceso es sencillo si se tienen los conceptos claros y estás pendiente en cada fase. Tienes que dejar hablar a la copa, a la analítica y por supuesto a la experiencia”.

Son las nueve de la noche y todos siguen trabajando. Durante el día hemos presenciado casi todas las etapas del proceso. Hemos visto a Cayetana y parte de su equipo recogiendo la uva. A los trabajadores del campo seleccionándola manualmente; el proceso del despalillado; A Ignacio de aquí para allá controlando las fermentaciones y el remontado. También hemos probado el vino, ¡cómo no! Visto el esfuerzo y la profesionalidad de esta pequeña familia se entiende muy bien la calidad de cada botella Raíz. Y sí, auguramos una añada 2019 excelente.

¡Comparte GBMagazine!
VER VÍDEO

¿EN QUÉ RESTAURANTES?

Restaurante Zalacaín

LOS VINOS RAÍZ

“Visto el esfuerzo y la profesionalidad de esta pequeña familia se entiende muy bien la calidad de cada botella Raíz”.

Actualmente producen 180.000 botellas al año. 100% tempranillo. Cuentan con 25 hectáreas de viñedos propios y se apoyan también en viticultores de la zona. Hay 500 barricas en la bodega, un 80% son de roble francés y el resto de roble americano.

  • Raíz profunda. Vino tinto de autor. Crianza en barrica, 23 meses. Color cereza intenso, limpio y de capa alta.
  • Raíz de Guzmán Reserva. Crianza en barrica: 18 meses. Vino tinto de color cereza intenso con ribete granate, brillante y limpio.
  • Raíz de Guzmán Crianza. Barrica: 15 meses. Vino tinto de color cereza intenso con ribete granate de capa alta, brillante y limpio.
  • Raíz 9 meses. Vino tinto de color granate con ribete azulado, limpio y brillante.
  • Raíz Voy Olé. El primer vino de cada añada de Ribera del Duero. Sin madera, sólo fruta y vino.
  • Raíz de Guzmán Rosado. Sangrado de las mejores uvas que se utilizan para elaborar el Raíz Profunda. Fermentación en un depósito isotérmico a una temperatura inferior a 13°.

GUÍA PRÁCTICA

  • null
  • null
  • null

    Experiencia Raíz. Vino, queso y enoturismo. Se ofrecen catas guiadas. En el restaurante Raíz, junto a las bodegas, se puede degustar la gastronomía típica de la zona. Ofrecen menús con muy buena relación calidad/precio.

Más Entrevistas y artículos relacionados
X