campos

Golf Santa Marina

Entre bosques de Cantabria

Texto y fotos: Carla de la Serna   

ESTE FANTÁSTICO CAMPO DE 18 HOYOS, DISEÑO DE SEVE BALLESTEROS, ESTÁ ARROPADO POR EL PARAJE NATURAL DE LA RESERVA DEL SAJA. TIENE HOYOS MUY VARIADOS Y ALGUNOS COMPLICADOS, SOBRE TODO LOS 4, 5 Y 6. ES APTO PARA TODO TIPO DE JUGADORES, DIVERTIDO PARA LOS HANDICAPS ALTOS Y UN RETO PARA LOS PROFESIONALES.

Amanece nublado, con el cielo cubierto pero sin amenaza de lluvia. La temperatura es gozosa, perfecta. Una mañana típica de verano del Norte. Estamos en el pueblo de San Vicente de la Barquera, una villa marinera incrustada en pleno Parque Natural de Oyambre. Muy cerca, en la localidad de La Revilla, se encuentra el Campo de Golf Santa Marina, 18 hoyos, moderno y desafiante. Fue inaugurado en 2001 y es uno de los campos más cuidados de Cantabria. Quizá el mejor y más espectacular después de Pedreña. Como la pasta al dente, este campo está en su punto.

 

DISEÑO BALLESTEROS

   Su diseñador no podía ser otro que el ingenioso y singular Seve Ballesteros. Santa Marina fue para él una especie de antojo o, por qué no, una fantasía hecha realidad. “Estoy muy satisfecho de la obra realizada, mi diseño favorito. Es un recorrido natural, donde se han intentado poner en juego todas las particularidades y elementos naturales de la finca,” declaró en 2001.

   El entorno es boscoso, vigilado por los Picos de Europa y el mar Cantábrico. Un tramo de un kilómetro del Camino de Santiago surca estos bosques de hayas, robles y abedulares. Son las 8.30 am. Salimos los primeros, ningún jugador detrás. Y así lo disfrutamos durante la mañana. El campo es sólo para nosotros. Todo un lujo. Después de varios golpes en distintos hoyos confirmamos lo que nos habían advertido: Santa Marina es muy técnico y exigente, con bastantes cuestas. Mejor estar en forma para jugarlo caminando.

   Las calles están cuidadísimas, los greenes en perfecto estado. La primera parte del recorrido Ramón Sota (del 2 al 9) requiere pericia y precisión, ya que cuenta con bastantes obstáculos. Eso sí, como dijo el mismo Seve “Si se pasan estos hoyos, sobre todo el 4, 5 y 6, el partido está asegurado”. La segunda parte del recorrido Severiano Ballesteros es más amplia y favorece el juego largo.

“He jugado en muchos campos y, con objetividad, no conozco ninguno que cuente con unos pares 3 a la altura de los existentes en Santa Marina. Por otra parte, los pares 5 no son complicados, salvo el 9, donde hay que pensar la estrategia más adecuada. Los pares 4 son también muy completos, variados y equilibrados.” Así lo resumió el genio cántabro, muy orgulloso de su hazaña creativa. Y es cierto que esta afirmación nos da algunas claves antes de enfrentarnos al campo.

   Después del hoyo 18 ya se sabe. Una Coca Cola o una cerveza en la terraza de la Casa Club. Todo el escenario es verde, con las montañas cántabras al fondo. Hay flores moradas y rosas. La temperatura sigue siendo perfecta. El cielo comienza a despejarse. Parece que va a salir el sol en esa mañana de verano del Norte.

Declaración de Seve: “He jugado en muchos campos y, con objetividad, no conozco ninguno que cuente con unos pares 3 a la altura de los existentes en Santa Marina. Por otra parte, los pares 5 no son complicados, salvo el 9, donde hay que pensar la estrategia más adecuada. Los pares 4 son también muy completos, variados y equilibrados.”

Es una bonita casona de arquitectura típica cántabra que acoge un restaurante con comida casera a mediodía (los menús son ricos) y ofrece tapas por la tarde-noche. La terraza es muy agradable para la cerveza después del partido. Está abierto hasta las 12 pm.

Otras instalaciones:

Campo de prácticas, zona de juego corto, campo de croquet, pista de pádel y tienda.

Playa de Oyambre

San Vicente de la Barquera. Bonita villa marinera situada en el corazón del Parque Natural de Oyambre. El casco viejo, muy animado, atesora un conjunto arquitectónico donde destacan las casas populatres y los típicos soportales, foco que concentra la actividad comercial y hostelera. Aquí se pueden degustar pescados y mariscos calidad 10.

Playa de Oyambre. Una de las mejor conservadas de Cantabria. Mide dos kilómetros y se ubica junto a la desembocadura de la Ría de la Rabia. Si paseas sin gente es un espactáculo. Un oasis para surferos. Mítico y muy agradable el chiringuito El pájaro amarillo, para comer arroces o tapear. www.pajaroamarillo.com

Comillas. Encantadora villa señorial que alberga  conjuntos arquitectónicos de gran interés. Si te apetece un poco de cultura, es recomendable visitar el Palacio de Sobrellano, la Universidad Pontificia y el Capricho de Gaudí, todos de estilo modernista.

   La playa es estupenda, y  la Plaza del Corro es un punto de encuentro concurrido y siempre animado.

Hotel Casa del Marqués

Hotel Casa del Marqués. Antigua casona reformada del siglo XV que fue residencia del Marqués de Santillana. Un cinco estrellas que cuenta con quince habitaciones comodísimas. Estupendos los desayunos. www.hotelcasadelmarques.com

Parador de Santillana Gil y Blas. Un cuatro estrellas ubicado en el corazón de Santillana del Mar. En su restaurante puedes disfrutar de la mejor gastronomía cántabra donde destacan el cocido montañés y el solomillo de ternera Tudanca. www.parador.es

Es rica y variada. Destacan los pescados y mariscos, de excelente calidad. Hay que probar los clásicos como el cocido montañés, las rabas (las tienen en casi todos los restaurantes y sitios de picoteo) y las anchoas de Santoña. Las carnes son deliciosas, así como los quesos, muy variados.

Muy recomendable el Restaurante Sotavento (San Vicente de la Barquera. Tel. 942 71 50 24), que ofrece productos de primera calidad, carnes y pescados, y el servicio es excelente.

Mesón El Tropezón (San Vicente del Monte). Comida casera riquísima. Hay que probar su cocido montañés. Los postres deliciosos. Tel. 942 70 50 89

recepcion@golfsantamarina.es

PRECIO GREEN FEE VISITANTES: DESDE 52€

X