Únete al CLUB y viaja con nosotros.

Campos

golf valdecañas (cáceres)

jugando con la niebla

Texto: The good Golfer . Fotos: Nuria Ayarra

El clima iba a ser bueno según las predicciones, de hecho amaneció despejado. Pero una niebla espesa empezó a colarse en el campo de Valdecañas aquel 30 de diciembre, y el día nos retaba a jugar con ella, entre ella. Contra ella. Los golfistas iban anulando partidos antes y después del nuestro, pero aún así decidimos lanzarnos y probar. Eso sí, 9 hoyos solamente.

  En la salida del Tee 1 (Par 5 en subida) parecía que estábamos en Escocia. Y entonces, con el Driver en las manos pensamos como suelen calibrar los escoceses: Jugamos aunque haga sol. No se veía nada más allá de 100 metros, incluso menos. La bandera ni por asomo; tampoco se distinguían bien los contornos de la calle ni se visualizaban las trampas del hoyo. Según los expertos, sobre todo directores de torneos profesionales, el criterio visual a tener en cuenta un día de niebla para poder jugar son precisamente estos. Es decir, no hace falta que el jugador vea dónde ha caído la bola, pero sí es importante que se distingan los contornos de la calle, los búnkers y las posibles trampas de agua. Y en el segundo tiro, debe verse la bandera. No fue nuestro caso, sobre todo al principio. Jugamos un poco a ciegas, la hierba estaba húmeda, la bola (nos salvaron un poco los colores rosa y amarillo) iba lenta

  Barro en los zapatos, desorientación y pocos pares en general menos una de nosotras, que además de ser más experta, conocía bien el campo. A mitad del partido el cielo se fue despejando y las condiciones mejoraron. Todo iba más fluido salvando el drama de los pies mojados de una jugadora. Menos mal que vino el bendito marshal para llevarla en buggie a comprarse unos calcetines. He de admitir que fue una experiencia positiva, todo un aprendizaje para meter en la bolsa de palos. Ya sabemos que en el golf hay que saber adaptarse a cualquier adversidad y manejarse en los diferentes terrenos. 

CAMPO DE LA ISLA DE VALDECAÑAS

  No es un campo fácil, sobre todo si no lo conoces. Aunque todo el que prueba, repite. Está integrado en el pantano de Valdecañas, rodeado por las sierras de Guadalupe y Gredos, y el Parque de Monfragüe. Es un Par 72, 18 hoyos diseñados por Álvaro Arana y Global Green. Calles anchas, muchos doglegs, tiros ciegos, rough amable, y la mayoría de los tees de salida están a un nivel inferior que las calles. Los greenes son muy amplios y movidos, y hay dos pares 3 con green más alto que el Tee, lo que dificulta al jugador con handicap alto.

  Valdecañas es un campo muy aconsejable, a 163 kilómetros de Madrid, con un hotel boutique bueno y cómodo (sello Vincci) para alojarse y degustar gastronomía de calidad. 

info@golfvaldecanas.es

PRECIO GREEN FEE: 39€ 18 HOYOS